COMALOFORNO, 3.033 m.


DESDE LA IZQUIERDA DE LA PRESA DE CAVALLERS

Volver a la página principal

28 de agosto de 2004
Siempre pasamos la noche en el hostal Fondevila, en la población de Boí. Su módico precio y que nos dejen guardar algunas cosas en una habitación y nos permitan a la vuelta, sin tener ya derecho a ello, ducharnos, hace que visita tras visita a la zona de los Besiberri volvamos allí (teléfono 973.69.60.11). Nos plantamos al pie de la presa de Cavallers (1783 m.) a eso de las 7 de la mañana. El recorrido de hoy es duro ya que hemos optado por el itinerario de los pasos del "Osso" para ascender al Comaloforno. Para ello hemos de cruzar al lado izquierdo del embalse por encima de la presa y, al llegar al final de ella, tomar un sendero que nos lleva hacia la derecha en el que encontramos un letrero que nos indica la dirección de los pasos del Osso, y otro que advierte que es un recor- rido para gente preparada. Unos metros mas adelante ya iniciamos un laborioso, exigente y largo ascenso, por un sendero bien definido y marcado de tanto en cuanto con cairns. Adentrados ya en una zona boscosa, damos con un curioso paso (que no se puede salvar por ningún otro lugar), que nos obliga a pasar por debajo de una gran losa e introducirnos en una angosta chimenea, por la que hemos de grimpar un par de metros. Las mochilas pasan con mucha dificultad. Deducimos que es el primer paso del "Osso" Abandonando ya el bosque y bordeando los Espadats de Comalestorres por el norte (magnífica zona de escalada), llegamos a una enorme pedrera que ascendemos (por la base de los Espadats), hasta llegar a una zona herbosa desde la que vislumbramos, a nuestra derecha y en dirección norte, el último paso del "Osso", que no es mas que un pequeño collado que nos indica el camino a seguir. Una vez en el (2454 m.) pasamos a la vertiente norte de la creta donde se encuentra este paso y, des- viándonos hacia el este durante unos cientos de metros (esta zona esta pobremente señalizada), giramos hacia el sudoeste para remontar una pedrera. Desde la zona mas alta de esta loma pedregosa, podremos dis- tinguir, unos cientos de metros mas abajo y en dirección noroeste, un lago alargado -sobre todo no confundir con el "estany Gelat de Comaloforno"- y el cresterio de los Besiberri. Siguiendo en dirección sudoeste, por un roquedal que llega a amargar, topamos con el enorme, redondo y precioso "estany Gelat de Comaloforno", a 2686 metros de altitud. Desde este lugar y en dirección sur, se nos muestra, de una forma avasalladora, la cresta que une el pico de Comalestorres, de 2815 metros de altitud y nuestra meta final, el Comaloforno, de 3029 metros. Bordeado el lago por su lado norte, nos dirigimos casi directamente al sur, hasta la base de la cresta comentada, a través de los restos de un gran nevero que, a finales de agosto, no nos obliga a tirar de los crampones. Desde este lugar y cambiando de rumbo nuevamente (esta vez hacia el oeste), ascendemos penosamente una tartera muy descom- puesta, en paralelo a la cresta hasta dar con un enorme canchal que nos lleva hasta la base de otra tartera, mucho mas descompuesta y podrida que la anterior, desde la que se vislumbra, en dirección sur y al final de ella, una chimenea que nos lleva hasta el Comaloforno. La ascensión por la tartera es muy laboriosa, con continuos y pequeños corrimientos de piedras que nos hacen descender muchos de los pasos que hemos dado. En la parte superior la tierra y piedras se dencompo- nen con tanta facilidad que es fácil provocar la caída de enormes rocas, con el consiguiente peligro para los que te siguen. Unos metros más arriba la roca ya es mucho mas sólida permitiéndonos grimpar con facilidad hasta llegar a la aérea cresta que nos lleva a la cima. Poco mas que una pequeña cruz, colocada en la angosta cima, nos indica que ya hemos finalizado la ascensión; eso si, la vista desde este magní- fico otero no tiene desperdicio. A nuestra espalda, en dirección sur, la agreste punta Celesti Passet -de escalada- y a nuestra izquierda, subiendo hacia el norte, la cresta de los Besiberri, con el enorme y redondeado Besiberri Norte al fondo. Totalmente al oeste distingui- remos el glaciar y el imponente Aneto y al sur la mole del Turbón. Me dejo muchos más... agudiza la vista y el ingenio, descubrirás multitud. El descenso lo iniciamos por la vertiente sur de la cresta para, poco después, desviarnos y seguirla por su base hacia el norte (poniendo mucha atención en los pocos cairns que nos indican la ruta) hasta dar con el itinerario de descenso del Besiberri Sur, mucho mejor señaliza- do que cualquier otro. A través de cansinas tarteras rebasamos por el este y a cierta altura, los "estanys Gelats de l'Avellaner". A partir del último de ellos, las curvas de desnivel se acentúan, haciéndonos esforzar en algunos lugares y obligándonos a poner las manos en otros, para descender por la izquierda de la cascada y, arropados a la pared del pico de Lequeutre, llegar a los "estanys de Gémena", que también superamos por el este y a cierta altura, hasta una cascada donde el camino desciende abruptamente y se introduce en las primeras zonas arboladas. Con los pies doloridos por este camino, que nos obliga a un ejer- cicio continuo; tomamos un sendero mejor marcado que desciende hasta una encantadora pradera, por la que discurre apaciblemente el torrente de Gémena. Después de este idílico lugar llamado "Pla de la Cabana", tomamos un umbrío sendero que se introduce en el bosque y nos deja, tras 4:30 horas desde la cima, en el puesto de recepción del parque... A tres kilómetros de los coches. Ya sabéis, autoestop y esas cosas. Mapas Alpina: Montardo y el de Vall de Boí. Libro: Pirineos IV de Miguel Angulo.
Imágenes del Comaloforno

Volver a la página principal