VIA FERRATA DE CALA DEL MOLI


ESPECTÁCULO VISUAL


Volver a la página principal



CERRADA TEMPORALMENTE POR REFORMAS, HAN DESMONTADO PARTE

DEL MATERIAL. ES PELIGROSO INTENTAR HACERLA, YA AVISARE

CUANDO LA REABRAN. R E P I T O: ¡N O H A C E R L A!

Diciembre de 2003
Aunque algún libro de vías ferratas dice que en una hora está hecha y que su recorrido es de unos 300 metros, la realidad es que empleamos 1 h y 50 minutos y que nos parecieron unos 300 kilómetros. Para dar con ella nos tenemos que acercar al Club Marítimo de Sant Feliu de Guixols, provincia de Girona y, siguiendo los letreros que nos informan de la situación del Hotel Hipócrates, ascender por la calle Sicilia ( bastante empinada ) y aparcar los coches en una curva, cerca del final de la calle, en una especie de mirador que nos muestra las abruptas paredes que desembocan en el mar. Ese es el inicio de la vía. Descendemos a través de un poco de vegetación hasta el inicio del iti- nerario ayudados por una manguera de goma instalada de quitamiedos. Casi a la altura del mar nos encontramos con las primeras dificulta- des. Un travesaño colocado entre dos salientes rocosos, un poco más estrecho que nuestro pie y que tiene solamente la ayuda de un cable instalado a la altura de los huevos... la sensación de que nos vamos de narices al cercano mar (un metro) es aguda. Un poco mas adelante damos con el primer "puente", un fino cable que nos lleva a una pared por la que ascendemos con alguna dificultad. Todo el equipamiento es de acero inoxidable y las instalaciones tan recientes que nos dan una seguridad casi total. Un primer flanqueo (aéreo si comprobamos que debajo nuestro, y a bas- tante distancia, solo esta el mar) nos lleva al primer saliente o espolón rocoso (en el itinerario encontramos dos). Ni que decir tiene que este recorrido se ha de realizar un día de sol radiante y que hemos de llevar cámara de fotos a mano... seguro que agotaremos el carrete. Las vistas son espectaculares. Unos metros de esforzado flanqueo ( todo el itinerario discurre en paralelo al mar, a mas o menos distancia de él ) nos llevan a rebasar el primer saliente, para obligarnos a introducirnos en una estrecha lengua de mar. En ese punto nos encontramos con un pequeño grupo (nosotros éramos unos 12) que realizaban la misma vía. A uno de ellos, al guardar una sudadera, se le cayó la mochila al mar... cámara de fotos, móviles, ropa, tarjetas de crédito... todo echado a perder a pesar de haber podido recuperarla. Iniciamos el recorrido del segundo saliente rocoso tras atravesar el segundo puente del día, similar al anterior. Una espléndida pared de una cincuentena de metros se nos muestra totalmente iluminada por el sol, mientras un azul y agitado mar golpea las rocas a nuestros pies. Nos hemos de emplear a fondo, este flanqueo es un poco mas duro que el anterior y, aunque los puntos de apoyo son magníficos, en la zona que hemos de ascender hemos de hacerlo a pulso en algún lugar y un par de las chicas que nos acompañan empiezan a decirnos que no pueden más ¡cielos, que machista soy!. Rebasamos el segundo saliente y nos volvemos a introducir en una pe- queña ensenada donde la pared se vuelve un poco mas lisa y los puntos de apoyo y agarres un poco más espaciados. Evidentemente todo el recorrido esta cableado y si nos aseguramos con un par de mosquetones el peligro es nulo (guardando las evidentes precauciones). Un nuevo flanqueo para dar con un pequeño saliente por el que ascendemos ayuda- dos por cuerdas para llegar al final del itinerario. Un libro en la meta nos informa de lo caras que han salido las instalaciones, de las pocas donaciones de instituciones que han tenido y del numero de cuenta de los promotores por si queremos ayudar para que continúen equipando otros tramos que tienen en proyecto. La verdad es que no duele mandar alguna "pasta" ya que nos hemos divertido mucho. FICHA TECNICA: Dificultad: Media/alta. Hicimos bastante esfuerzo de brazos, sobre todo en la pared de unos cincuenta metros. Los peldaños y cables nos acompañan constantemente, facilitando el esfuerzo. Material mínimo: Casco, arnés, zyper doble, cuerda de 20 metros (10 mm), ocho y guantes. A medio camino de la ferrata sale un desvío que desciende hacia el mar denominado "atlético". Ni que decir tiene que he quedado tan mara- villado con esta ferrata que volveré para realizarlo y después casi seguro, la repetiré alguna vez mas. Recomiendo encarecidamente que se realice esta vía en días muy ilumi- nado, el espectáculo es grandioso y, además, se evitan situaciones difíciles si la mar está agitada. Rafa Montoliu Presiona aquí para ver el recorrido fotográfico:
Ferrata cala del Molí

Volver a la página principal