VIA FERRATA LA REGINA DE OLIANA


UNA DE LAS MEJORES FERRATAS DE CATALUNYA


Volver a la página principal

Hecha en: mayo 2002 - febrero 2004 - abril 2005 - septiembre 2005
diciembre 2006 - septiembre 2007 - marzo 2008 - mayo 2009 - junio 2009
EL ESTADO DE LA VÍA ES MUY PELIGROSO, HAY TRAMOS CON LOS CABLES ROTOS INCLUSO EN EL PUENTE; EL MONTADOR DE LA FERRATA, POR MOTIVOS ECONÓMICOS, NO LE REALIZA NINGÚN MANTENIMIENTO. SE RECOMIENDA A QUIEN ESTE LEYENDO ESTA WEB QUE SE ABSTENGA DE HACER ESTA VÍA Tomando la carretera que nos lleva a La Seu d'Urgell, la C-1313, atra- vesamos la población de Oliana, situada junto al pantano del mismo nombre. En septiembre de 2005 se realizaban unas grandes obras para facilitar la conducción en esa carretera. Varios puentes evitan las curvas de la carretera antigua. Antes se aparcaba en una zona que se distinguía por las ruinas de un puente aun mucho más antiguo que la carretera vieja. Ahora el lugar ha sido totalmente modificado. Han construido un pequeño puente en paralelo a ese puente en ruinas, y la carretera, al atravesar ese puente, se introduce en un túnel. Será difícil descubrir el puente antiguo si circulamos a mucha velocidad. Hemos de aparcar el coche antes de atravesar el puente nuevo, espere- mos que las obras dejen alguna zona acondicionada para ello. Tras atravesar el asfalto nos adentramos en un pequeño barranco y, siguiendo el sendero que se desvía hacia el norte, marcado con puntos de color rojo en algunos lugares, llegamos al inicio de la vía; al pie de la sierra D'Aubenç. En total unos 20 minutos de aproximación. El inicio de la ferrata es una pared totalmente vertical, mal equipada en sus 3 primeros metros. Una vez superada esa dificultad, nos encon- tramos con un resalte bastante vertical y muy bien equipado con clavos incrustados en forma de escalón y agarres verticales para las manos. La dificultad en esta parte de la vía es alta y nos exige un trabajo de brazos bastante grande, aunque nos ayuda las cadenas que encontra- mos a cada momento. Tras ascender por una pequeña zona equipada con escalones de cemento y donde no es necesario asegurarse ya que estamos muy resguardados, se inicia una vía, justo debajo del puente metálico, que nos lleva a un flanqueo corto y bastante aéreo (vista de una gran parte del pantano de Oliana y de unos diminutos coches que circulan por la carretera) dejándonos a los pies de una pared vertical de unos 15 metros, equipa- da tan bien como la anterior. Esa pared nos lleva a la cima de un pequeño resalte rocoso, donde podremos gozar de una vista espectacu- lar. Agua, fotos y unos minutos de descanso que quedan a tras para destrepar la misma pared y acercarnos al mencionado puente... pequeño, estrecho -de unos 25 centímetros de ancho- que, tras atravesarlo nos deja a los pies de una pared vertical de unos 35 metros de desnivel y donde nos deberemos de emplear a fondo para ascender por ella. Un nuevo resalte nos deja a los pies de otra vía vertical, esta de unos 20 metros, algo menos exigente que la anterior... abstenerse los que padezcan vértigo. La zona en la que nos encontramos, poblada de matorrales, nos muestra el final del primitivo recorrido de esta ferrata. Una vía de escape a nuestra izquierda nos tienta por si nos encontramos cansados... los dos tramos nuevos son verdaderamente duros. La enorme pared, de más de 50 metros, que aparece enfrente nuestro es una muestra de ello. Al acercarnos a ella topamos con un letrero que nos pregunta si estamos lo suficientemente preparados, que lo que continua es de mucha difi- cultad e indica que niños no. Iniciamos el ascenso verticalmente para seguir con un pequeño flanqueo a la izquierda, para continuar de nuevo verticalmente y finalizar la pared ayudados por una cadena. En un resalte herboso iniciamos un flanqueo hacia la izquierda, no muy largo, que atraviesa una pared vertical con unos 150 m. de caída. Impresiona bastante. Después sigue un pequeño ascenso de unos 4 ó 5 metros para seguir a la izquierda por una repisa, que nos lleva a una pequeña cueva que la pasamos por debajo, hasta una pared bien equipada donde encontramos un extraplome pronunciado. Necesitamos mucha fuerza de brazos para pasarlo. Un pequeño flanqueo a la izquierda nos coloca en una profunda garganta. Hemos de abandonar la pared en la que estamos para saltar a la de enfrente. Tiene una caída de unos 15 metros. Los disipadores, si son de cuerda corta, no llegan... han colocado una cadena de medio metro en uno de los escalones, con la intención de que los disipadores cortos nos puedan acercar más a la otra pared, pero recomiendo añadir una "baga corta" ( cinta expres ) con mosquetones, en los extremos del disipador, ya que aun y con la cadena, hemos tenido dificultades para llegar a la otra pared. Eso si, si pasas de los disipadores y no te aseguras, llegas con un pequeño "salto", pero no te lo recomiendo en absoluto. Al otro lado de la garganta iniciamos una larga pared vertical que nos deja en una zona herbosa, donde encontramos un letrero que indica una vía de escape. Hacia la izquierda iniciamos un flanqueo por una zona con resaltes rocosos en nuestros pies ( no necesitan equipamiento ) hasta dar con una pared en la que se inicia el último tramo de la ferrata... en esa pared nos dan a escoger: Por un lado la vía normal hacia la izquierda, relativamente fácil. Por el otro, hacia la dere- cha, se inicia un tramo denominado por el que ha montado la ferrata como muy difícil. Optamos por el difícil, claro. Un pequeño flanqueo a la derecha nos coloca en una pared vertical. Se trata de un largo ascenso con alguna zona extraplomada, que nos lleva hasta un lugar que parece ser el final de la vía. Un sendero, a nuestra izquierda, bordea una pared remachada con cable de seguridad. Al final del corto itine- rario, en una pequeña oquedad, damos con un buzón de correos; si, tal como suena, un buzón en el que aparece el libro de visitas de la vía y donde, con mucho gusto, indicamos las impresiones de esta preciosa ferrata. Parece que la vía se ha acabado, parece que estamos en el final de este día tan interesante, pero nos queda una ultima pared vertical con un cambio al inicio, hacia la izquierda, que parece de más dificultad de la que tiene, ya que no estábamos preparados psico- logicamente al haber pensado que la vía ya se había acabado. Un 10 para esta ferrata, un 10 para el bendito que la haya montado, un 10 por la cantidad de material empleado en ella (alguna vez com- probamos que hasta sobran escalones) y un 10 para el ejercicio y la técnica que se necesitan, ya que hubimos de emplear casi tres intensí- simas horas en realizarla y eso teniendo en cuenta que éramos un grupo reducido ( tres montañeros muy experimentados en vías ferratas ) y que la hicimos en un día entre semana, sin encontrar nadie en nuestro camino. Los grupos de muchos componentes, en fines de semana y con alguien no muy experimentado, les llevará, seguro, más de cuatro horas realizarla. El descenso hacia el coche hora y media... déjalo ir también. FICHA TECNICA: Dificultad: Muy alta. Se necesita bastante trabajo de brazos. Material: Como siempre, baga corta ( cinta expres ), casco, arnés, zyper doble, guantes y cuerda de 40 m. por si acaso. Presiona aquí para ver el recorrido fotográfico de esta vía:
Ferrata de Oliana, primera parte
Ferrata de Oliana, segunda parte
Volver a la página principal