El soldado  que consiguió que nos dejaran entrar en el  parque de  Arusha para 
ascender al Meru, al llegar tarde. Tenía mucha más experiencia que el guía y fue 
quien nos llevó, realmente, hasta la cima del Meru.


Volver a la página principal